Situada en Cambados, esta hermosa construcción solariega rodeada de viñedos, data de principios del siglo XV y es denominada "A Capitana" en honor a Doña Sofía Pérez Charlín, última descendiente del famoso Capitán Don Severo Pérez Cardecid, nacido en este pazo en 1808.

Pérez Cardecid dejó fama de su nombre en la isla de Cuba, donde fue ayudante del Capitán General Don Valentín Cañedo y gobernador en Santiago de las Vegas, Sancti Spiritus y San Juan de los Remedios, cargo que desempeñó justicieramente, siendo ya Teniente Coronel.

Pulsa para ver la imagen más grandeUna sobria y elegante fachada guarda en su interior todos los encantos de la Galicia ancestral y mágica. Jardines con bojs centenarios, regatos de agua que discurren por la piedra esculpida, viñedos de cepas cargadas de uvas y de años, estanques que reflejan imagenes de cisnes y de verdor. Todo ello en una finca de 24.000 metros cuadrados, rodeada en todo su perímetro por una muralla que la aisla del exterior y permite a sus moradores gozar de la intimidad y las comodidades que se ofrecen.

Pulsa para ver la imagen más grandeComo pueden leer en la página de inicio la casa dispone de 11 habitaciones las cuales disponen de aire acondicionado, baño completo, teléfono, televisión e hilo musical, estando una de ellas acondicionada para alojamiento de personas minusválidas.

Un acogedor comedor, un cómodo salón social, sala para reuniones de empresa, café-bar y aparcamiento propio, completan las magníficas instalaciones a las que es fácil llegar a través de la autopista del atlántico (A-6) que se haya a diez minutos por la vía rápida del Salnés.

Cabe también recordar que toda esta maravilla está ubicada a 300 metros del centro de un conjunto histórico artístico de gran relevancia como es el de Cambados y a pocos kilómetros de las mejores playas de las Rías Baixas y de localidades cuya visita es muy recomendable.

Volver

 

 

 

 


 

 

 

 

A 100 metros de A Capitana se encuentra este pazo perteneciente también a la familia, situado en la parroquia de Santa Mariña en la villa de Cambados, este pazo que se encuentra en muy buen estado de conservación fue construido también en el siglo XV; a la hora de hablar de él podemos referirnos a:

El Pazo de Ulloa, de finales del s. XV, principios del XVI, y posteriores remodelaciones en el XVIII, fue en su día residencia de D. Lope Sánchez de Ulloa y su hija Doña. María de Ulloa, primeros señores de Cambados, y por lo mismo cuna del fundador de la Universidad Compostelana Alonso III de Fonseca.

La figura de María de Ulloa y Castro no es sólo definidora de esta casa sinó que trasciende al ámbito de la villa y del resto del país. Su vida, al menos en su juventud, no fue precisamente ejemplar , lo que, unido a su belleza y la trascendencia que tuvieron los hijos ajenos a su matrimonio, han convertido a esta Ulloa en el centro de una increíble leyenda. Si fuesen ciertas todas las referencias que los autores hacen del personaje, resultaría que María de Ulloa habría tenido hasta un total de 6 maridos, un sinfín de hijos y su vida alcanzaría los 100 años.

Ver imagen más grandeLas reformas efectuadas en el siglo XVIII y por supuesto, las llevadas a cabo por los actuales propietarios, fueron las que determinaron los rasgos arquitectónicos que hoy presenta la casa:

Un cuerpo unitario y macizo que adopta planta rectangular, en el que la severidad de línes en su frontis contrasta con la vistosidad que imprime a la fachada meridional la solana, con balaustrada de piedra y cubierta apoyada por columnas ochavadas de sección cuadrada. Alcanzando la fachada posterior, la monotonía que observamos en bastantes casos, se ve rota por archos de medio punto practicados en la propia crujía, sobre los que se alinean las sis ventanas de la planta superior. El ángulo nordeste del edificio está ocupado por la torre, con almenas y gárgolas esquinales que completan los pormenores exteriores más notorios.

La finca de la que forman parte, cuidadosamente tratada, reúne distintas variedades vegetales que no impiden apreciar las cualidades que acabamos de citar. También existe un hórreo, como elemento tradicional que contrasta con el modernismo representado por la piscina y la cancha de tenis.

Ver imagen más grandeSi bien no se ajusta a los modelos aceptados por la ciencia heráldica, está muy bien labrado y tienela particularidad de mostrarse ladeado; su campo aparece cuartelado en cruz y contiene los blasones de los Acevedo, Ulloa, Fonseca y Castro, que hablan bien a las claras de sus antiguos poseedores. Por timbre lleva yelmo penachado.

 

Volver